Órgano Histórico Iglesia de Sta. María La Real de Los Yébenes

 

 PRESENTACIÓN DEL PROYECTO

 
 organo 1

Uno de los principales objetivos de la asociación es la restauración de bienes patrimoniales dañados o que corren riesgo de desaparecer. Un elemento de primer orden y que ha marcado el paso del tiempo en la localidad de            Los Yébenes es el Órgano Histórico de Santa María La Real, el cual quedó silenciado despúes de la Guerra Civil tras mas de 200 años en servicio.

La recuperación, restauración o reconstucción de un bien patrimonial histórico supone una gran mérito de todo encomio ya que detrás de éllo hay mucho trabajo, esfuerzo y dinero, y es sabido que se honra la memoria de quienes dejaron una herencia a través de los siglos. Un bien histórico y patrimonial, parte lantente de la cultura del pueblo que lo conserva, más aún considerando que un órgano es una bella pieza artístico-cultural con voz propia.

                                           organo 1

 RESEÑA HISTÓRICA

 
 

Es muy difícil reconstruir la historia de este órgano a través de los pocos archivos existentes hoy en día, se han destruido tantos documentos al darles tan poco valor histórico a lo largo del tiempo, como por las contiendas por las que se ha pasado.

No obstante se han ido encontrando retazos de su historia que se indican por orden cronológico.

El primer apunte en el que aparece el órgano se refiere a 1727, dice así: “Por el cura propio de esta Iglesia se declaró paraban en su poder 300 reales de vellón del producto de una comedia que por diferentes vecinos del lugar se hizo en el año de 1727 con el motivo de hacer un órgano, hice otorgar depósito de dicha cantidad y mandé se solicitasen y adquiriesen algunas … para que tuviese efecto y se consiguiese el fondo de dicho órgano”.

organo 2

En la Visita Eclesiástica de 21 de febrero de 1736 se recogen los gastos efectuados por la Iglesia desde 1730 hasta 1736 y en la que ya refieren arreglos de fuelles del órgano:

organo 3

El siguiente documento encontrado es de 1759 en una carta que manda el Cura Propio (que así se llamaban los párrocos en ese tiempo) de la Iglesia de Santa Maria de Los Yébenes al Vicario General Eclesiástico de Toledo, donde aparte de ser una carta muy curiosa hoy en día, también hace referencia al órgano de la Iglesia, y dice así:

“Como cura propio que soy de la Iglesia Parroquial del lugar de Yébenes de Toledo, certifico, que José Francisco de la Rica, natural y vecino de ella, que con Dispensación Apostólica casó con Josefa Maria Cobo, su parienta en tercer grado de consanguinidad, ha cumplido los cuatro meses de Penitencia, asistiendo en dicha Iglesia a tocar misa, barrerla, limpiar altares, prevenir recados y velos, tocar campanas, entonar el órgano, dar cuerda al reloj, y demás que en ella se ha ofrecido, durante el tiempo de dichos cuatro meses, que principiaron el dia seis de agosto de este año de la fecha y han cumplido hoy también seis de diciembre de 1759, porque no ha tenido interrupción alguna, y para que así conste al Señor Vicario General Eclesiástico de Toledo, doy la presente que firmo en el referido Yébenes dicho dia y año.”

organo 4

A continuación tenemos el apunte de este órgano en la Visita Eclesiástica del 17 de febrero de 1765 encontrada en el Libro de Fábrica del Archivo Parroquial de Los Yébenes en la que enumeran las cuentas desde el año 1761 y donde hace constar que necesita “reparos” por encontrarse “con mucha quiebra”, por lo tanto se trata de un órgano cuya construcción es bastante anterior a esa fecha ya que necesitaba arreglos importantes.

En dicho libro lo expone así:

Obra en el órgano.- “Declaranse que en virtud de providencia y licencia de los señores del Consejo de la Gobernación de este Arzobispado de la Ciudad de Toledo expedida y firmada por dichos señores en 15 de Julio de 1763, refrendada de D. Jacinto Marina, su secretario, la cual se vio en este Tribunal y devolvió a dicho mayordomo y en ella consta haber concedido licencia a este, para que con intervención del cura propio, se ejecutase la compostura del órgano de esta iglesia y dorase, con tal que su costo no exceda de cuatro mil y quinientos reales que mandaron sacar para ello de los caudales de esta fábrica, en cuya consecuencia parece haberse procedido a dicha composición y dorado.

Y según dos certificaciones que por los expresados Cura y Mayordomo se han presentado en este Tribunal, la una de Pedro de Aneza por si y a nombre de Francisco Díaz su tío, los dos Maestros de hacer órganos de dicha ciudad de Toledo firmada con fecha 21 de Octubre de 1763.

Y de otra de Juan de Vilarrubia, maestro dorador en la dicha ciudad firmada en 28 de Septiembre del referido año. Y por ellas consta que dichos organeros han recibido de este Mayordomo y rentas de fábrica mil y trescientos reales y el dorador mil ochocientos y cincuenta reales, que ambas partidas componen las de tres mil ciento y cincuenta reales que lo han importado la dicha compostura de órgano, porque se hallaba con muchas quiebras y con necesidad de que se dorase y pintase para la mayor decencia, habiendo soldado y reparado la cañonería con forros nuevos, echado alambres, remendar los fuelles y compones los conductos del aire, apeándole todo, colocándole con muchas piezas nuevas y afinarle  y poner varios tornillos. con todo lo demás necesario y de su inspección hasta volver a asentarle donde se haya.

Y por haber dorado toda la talla y molduras de la caja de dicho órgano, a excepción de dos medias cañas grandes que tiene cuyo dorado es corleado ¿torneado? y el resto de la caja y medias cañas de color de porcelana, y pintar las dos celosías inclusa en dicha cantidad correspondiente al dorador la de quinientos reales en esta forma: los sesenta de … que con dicha intervención del cura se le dieron por haber hecho algunas obrillas menudas en dicha iglesia, ciento y ochenta reales por dar de color a las puertas de la Capilla Bautismal, y los doscientos sesenta reales restantes en que se ajusto el dorado de una frontalera para el Altar Mayor en cuya visita mando su merced se abone a este mayordomo la expresada cantidad de los dichos tres mil ciento y cincuenta reales que valen ciento siete mil y cien maravedíes de vellón.

 

Gastos extraordinarios de dicha composición y dorado de órgano.- También aparece en el referido libro de caja de este mayordomo y cuenta formal en el puesta que con toda especificación se vio, consta que tiene suplidos de los caudales de esta iglesia para la composición y pintura del citado órgano los maravedíes que por menos son a saber:

  • Primeramente de hacer y deshacer andamios para apearle, colocarle y dorarle: ciento veinte reales.
  • Carbón para lumbre de los fuelles: seis reales.
  • Piedras labradas para cargar los fuelles: veintiséis reales.
  • Estopa para cubrir el órgano por arriba para que no caiga polvo tres varas: doce reales.
  • Un marco nuevo para el frontal con hierro para las cantoneras: treinta y seis reales.
  • Camas y comidas cuando vinieron a poner dicho órgano y cuando vinieron a dorarle: ciento sesenta y dos reales.
  • Cebada y paja para las caballerías que condujeron a los citados maestros: veinticuatro reales.
  • Costo de la licencia para la ejecución de dicha obra del órgano: treinta reales.

 

Cuyas partidas como de ellas por menor aparecen importan cuatrocientos y dieciséis reales que valen catorce mil ciento cuarenta y cuatro maravedíes que igualmente se abonan a dicho mayordomo”.

 organo 5

Como curiosidad, hacemos constar que aunque parecía imposible se han encontrado los presupuestos originales que estos maestros dieron, tanto del Maestro Organero como del Maestro Dorador:

 organo 6

La siguiente anotación que tenemos es del 12 de Febrero de 1778 en la que figura que se pagan 600 reales por una “compostura”.

Compostura del órgano: “Y también es data seiscientos reales de vellón que pagó este Mayordomo por apear, afinar y componer el órgano de esta Iglesia Parroquial, según se acredita del recibo dado por Manuel de Fuentes Ferrer, Maestro Organero en la ciudad de Toledo, data veinte y seis de septiembre del año pasado de mil setecientos setenta y seis, que queda rubricado”.

organo 7

El siguiente arreglo le tocó a los fuelles del órgano, según quedó recogido en la Visita Eclesiástica del 11 de marzo de 1793:

Componer los fuelles del órgano.- “ Y también setenta y cinco reales y doce maravedís que en la misma forma satisfizo este Mayordomo por la composición de los fuelles del órgano de esta Iglesia en diversas ocasiones, como se acredita de los asientos del libro de Gobierno de esta Mayordomía y recibo del Cura propio con fecha cinco de septiembre de setecientos noventa”.

organo 8

El 7 de julio de 1800 vuelve a aparecer una anotación de la Visita Eclesiástica de ese año donde nos cuenta que está “bastante descompuesto y lleno de polvo”:

“Y también que en atención a estar el órgano bastante descompuesto y lleno de polvo causa por la cual no se puede hacer sonar y hacer que sobresalgan sus voces por lo mismo a tenido a bien de mandar dicho Señor Visitador que el Cura y Mayordomo de esta Parroquia pasen cuando tengan proporción a tratar de su compostura en la forma que se acostumbra para las cosas de la Iglesia, valiéndose para ello de maestro hábil, de buena conciencia y de el todo inteligente para que salga arreglada la compostura”.

organo 9

El 19 de mayo de 1804 tenemos una anotación muy curiosa donde nos cuenta que le ha caído un rayo a la Iglesia y el órgano ha quedado “destrozado” por lo que se necesitan 12.769 reales para un órgano nuevo aunque esa cantidad debía ser por una compostura importante pero no por un órgano nuevo entero porque costaban mucho más, sirva como ejemplo un órgano que se construyó en esos años para la Catedral de Toledo:

El órgano nuevo o de Verdalonga:  Salvando las distancias con el de Santa María de Los Yébenes que es más pequeño, este órgano llamado “nuevo” se construyó en 1796 y sus cuentas fueron estas:

  • Hacer la caja: 000 reales
  • Dorarlo:                 560 reales
  • Hacer los Ángeles: 000 reales
  • Diseños y extras: 000 reales
  • Maestro organero: 415.000 reales
  • Coste total: 560 reales.

Como vemos son cantidades muy alejadas de los 12.769 reales que figuran en las cuentas del órgano de Los Yébenes.

organo 10

 

Otro dato que tenemos para asegurar que este órgano es el mismo que existía antes de 1730 y que no se destruyó completamente por el rayo es la descripción que hizo de dicho órgano el maestro dorador Juan de Vilarrubia en 1763:  “Y por haber dorado toda la talla y molduras de la caja de dicho órgano, a excepción de dos medias cañas grandes que tiene cuyo dorado es corleado ¿torneado? y el resto de la caja y medias cañas de color de porcelana, y pintar las dos celosías”. Esta descripción parece concordar con el órgano actual.

El 30 de octubre de 1818 pagan 168 reales por otra compostura: “Y también son cargo ciento sesenta y ocho reales importe de balderas, clavos, cola, madera, y jornales para la composición del fuelle del órgano”.

organo 11

El 2 de noviembre de 1835 se vuelve a reparar por valor de 465 reales:

organo 12

El siguiente arreglo es muy interesante porque además de la anotación en el libro de fábrica con fecha 30 de diciembre de 1841 también lo reflejaron en una cédula informativa dentro de las tapas del arca de válvulas ( secreto) interior del órgano:

organo 13

organo 14

 

Por último se ha encontrado un documento de los años 1940-1950 en el que un anciano de Los Yébenes nos cuenta como era el pueblo antes de la Guerra Civil y después, nos enumera las Imágenes que se destruyeron y como estaban colocadas, pero lo más importante para el tema que nos ocupa es que también refiere el órgano antes de la Guerra y en el estado que quedó después y que es en el que está hoy en día:

“El Órgano.- que era maravilloso, como con voces humanas, le destrozaron para material de guerra y no se restauró sólo dejaron el mueble de madera pintada que es el que existe”.

organo 16

 

 

 CARACTERÍSTICAS

 
 

Órgano Barroco de principios del S. XVIII,  se ostenta una hermosa caja barroca con exquisitas tallas en madera y una policromía fresca en colores claros simulando mármol,  emplazada en la tribuna lateral del coro en el lado del evangelio. Afortunadamente existen casi dos terceras partes de lo que comprende un órgano de tubos, tiene aún los secretos ( cajas de válvulas), con sus árboles de tracción mecánica de las correderas del secreto.  La caja está policromada y tiene tres calles centrales en donde irían los tubos del Flautado Mayor, y una torre lateral en donde con toda probabilidad irían otros tubos, probablemente los canónicos.  Al frente presenta unos agujeros en doble fila que correspondían a los registros de lengüetas ( trompetas o clarín en batalla).

A juzgar por los huecos de los tiradores de los registros,  debió tener diez registros de mano derecha y nueve de mano izquierda,  además de rodilleras, mecanismo que acciona el registro de trompetas de batalla accionado por las rodillas del ejecutante.  El instrumento en sí, en base al número de registros que ostenta en los huecos de los tiradores a los costados de la ventana del  teclado tendría aproximadamente unos 600 a 675 tubos,  estos de madera y metal, labiales y de lengüetas.

El teclado debió tener entre 45 a 49 notas musicales y probablemente en octava tendida o en octava corta. Siguen existiendo los dos fuelles de accionamiento del órgano.

 

 SINOPSIS DE RECONSTRUCCIÓN

 
 

Partiendo de los vestigios existentes, sus casi dos terceras partes del órgano son restaurables y el resto desaparecido es reconstruíble .

De las medidas y reparto del secreto y la restauración del mismo con su arca de ventillas, se puede hacer la reconstrucción fónica de todo el instrumento, número de tubos, tallas, dimensiones, etc…. Así mismo el número de notas del teclado recreando éste en madera de abeto de Douglas y chapado en hueso con sostenidos en madera de ébano, ya sea de octava corta o de octava tendida.

Los dos fuelles existentes se restaurarían para devolverles su funcionamiento manual, aparte de acondicionarle con un ventilador eléctrico marca Laukhuff para poder ejecutar prescindiendo de un fuellero entonador.

Los 600-675 tubos aprox.  de madera y de metal, labiales y de lengüetas han de ser reconstruidos en las tallas y aleaciones necesarias, así como los juegos de tubos de madera.

La obra decorativa artística de la caja barroca, será objeto de limpieza y reintegración del color en donde lo requiera .

 La mecánica estructural de la caja será tratada para preservarla de ataques por insectos, humedades, etc … y consolida en sus puntos de ensamble.

 organo 17

Asociación Bracea

Plaza de San Juan, nº4

45470 Los Yébenes

Toledo

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Formulario de CONTACTO

Bracea Facebook

Calendario de Eventos

Galeria fotográfica

X

Función desactivada

No tiene permisos para copiar nuetros contenidos. © BRACEA